Conoce Nuestro Hogar
Conoce nuestro hogar
RESERVA DE LA BIOSFERA EL VIZCAINO: NUESTRO HOGAR

Guerrero Negro no es un pueblo turístico común, se encuentra dentro de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, considerada la más grande en Latinoamérica ofrece a todos sus visitantes los servicios necesarios para hacer de su estancia una experiencia inolvidable.

La amabilidad de sus habitantes y la tranquilidad de sus calles le harán sentirse como en casa. La belleza de sus alrededores le brindara la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza y admirar la belleza de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno.

Historia de la Reserva de la Biosfera “El Vizcaíno”

Los primeros esfuerzos formales para la protección de la vida silvestre de la región del Vizcaíno se dieron en 1936, cuando México y Estados Unidos firmaron un convenio para la protección de aves migratorias y mamíferos de importancia cinegética, en donde se contemplan vedas para la cacería de algunas especies y se recomienda la creación de zonas de refugio. Otro antecedente para la protección de la fauna y particularmente de la ballena gris, fue en 1949 cuando México se adhiere a la Comisión Ballenera Internacional para vigilar la protección y uso racional de los recursos balleneros.

Estos acuerdos y convenios forman el contexto para que en enero de 1972 se decrete como Zona de Refugio para Ballenas y Ballenatos a las aguas de la Laguna Ojo de Liebre, en septiembre del mismo año las lagunas Ojo de liebre y San Ignacio se decretaron como Zonas de Refugio de Aves Migratorias y de Fauna Silvestre. En Marzo de 1980 este decreto fue modificado y se incluyeron las lagunas Manuela y Guerrero Negro.

Nuestro Hogar

La afluencia y congregación de ballenas en la Laguna San Ignacio, al sur del municipio de Mulegé, motivo a que en julio de 1979 se decretara como Refugio de Ballenas y Zona de Atracción Turística Marítima. Para 1984 la Dirección de Parques y Áreas Naturales Protegidas de la Secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE) incorporo al Vizcaíno como una meta dentro del Programa Nacional de Ecología de 1984-1988. Sobre esta base la Delegación de SEDUE en Baja California Sur elaboro una propuesta de Reserva de 1.5 millones de hectáreas, siendo la costa occidental el área a conservar y con la cual la zona de distribución del berrendo quedaría protegida.

En 1986 se modifica esta propuesta y se amplia su extensión con el fin de incluir la zona  de las pinturas rupestres y petroglíficos en la Sierra de San Francisco, las zonas de distribución del Borrego Cimarrón, así como el poblado de Santa Rosalía por su importancia arquitectónica y el litoral del Mar de Cortés. Por decreto presidencial, el 30 de noviembre de 1988 se declara la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno y se publica en el Diario Oficial de la Federación.

Posteriormente en 1993 el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, inscribió a las “Pinturas Rupestres de la Sierra de San Francisco” y como “Refugio de Ballenas en las Lagunas del Vizcaíno” a las lagunas Ojo de liebre y San Ignacio, por su valor excepcional y universal como sitios cultural y natural, respectivamente, que deben ser protegidos para el beneficio de la humanidad.

(Fuente: Programa de Manejo Reserva de la Biosfera El Vizcaíno 1era Edición, Mayo 2000, INE)